Morir


Morir,

sí, morir,

debe de ser como graduarse de la vida así de golpe,

como comprender al fin que somos diminutxs

(pero aceptándolo),

que todxs somos aficionadxs porque la vida es tan corta que no da para más.

 

Sí, lxs muertxs son más sabixs.

 

Y nos miran,

a nosotrxs lxs vivxs, caminar a tientas,

torpes

en la ciencia inexacta del vivir.

 

Y celebran

que estemos aquí.

Porque es valiente quedarse, cada día.

 

Y lamentan, al mirarnos desde su otro lado,

cada uno de nuestros resquicios de muerte,

cada empate de la normalidad y el miedo,

cada sucumbir cobarde a la no-vida,

cada instante en que no

no

no

nos reconocemos.

¡Sht! ¿Les oyes?

Son el hincha cuando su equipo falla

un gol cantado en la final:

“huuuuyyyy…!”

 

Porque desde los márgenes, asomadxs

al estadio de la vida

la cordura es un córner,

no el campo de juego,

y morir

es también graduarse en amar mucho

y amar mejor

de lo que amamos lxs vivxs.

 

¡Sht! ¿Lxs ves?

 

Están aquí,

en fila,

como espectadorxs en esta maratón,

apasionadxs fans de la vida,

animándonos.

¡Oé!

¡Oé!

¡Oé!

¿Oyes el repiqueteo de hueso contra hueso

en sus aplausos?

 

Para mí lxs muertxs también cuentan.

 

Sólo el rocío sabe

que el diluvio se ha acabado.

Un comentario en “Morir

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s