Posguerra, o gestión de la ausencia

Lo peor de esta posguerra

no son los soldados muertos en el frente,

no es que ya no os vea,

es que ni siquiera

os quedasteis a recoger la mierda.

 

Lo malo de vuestra ausencia

es que me toca a mí

barrer los agujeros que dejáis

en mi corazón y en mi conciencia.

Gestionar el pago a plazos

de todas vuestras deudas conmigo,

que, desde puntos distintos

de mi pasado,

me miran

y, hacia mí,

cojean.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s